Verano y gatos, cuidado con los golpes de calor

Con el calor, la combinación verano y gatos nos puede dar algún pequeño susto. Los gatos sufren los golpes de calor igual que nosotros. Además, al no sudar no pueden eliminar calor con facilidad por lo tanto son muy sensibles a las subidas de temperatura.

¿Qué es la hipertermia felina?

Cuando el gato está expuesto a una temperatura ambiental elevada, además de a una fuerte humedad atmosférica y finalmente no puede resguardase en una sombra puede sufrir, como resultado una hipertermia. La hipertermia o golpe de calor se produce cuando la temperatura corporal se eleva por encima de los valores normales. En consecuencia se trata de un colapso en el sistema de difusión del calor. Este sistema se ve dificultado por la falta de transpiración de la piel del gato.

¿Qué síntomas tiene un golpe de calor en un gato?

Los más normales son.

  • El gato esta apático, no tiene ningunas ganas de moverse.
  • Modificación del ritmo respiratorio, tal vez respire más rápido o tal vez tenga dificultad para respirar.
  • Mírale las encías, si toman un tono azulado es muy probable que este padeciendo un golpe de calor.
  • Los latidos de su corazón se aceleran, tiene taquicardia.
  • Malestar general con vómitos y temblores musculares.

¿Cómo podemos prevenir los golpes de calor?

Te damos, a continuación, unas indicaciones y consejos para evitar la hipertermia felina:

  • Proporciónale agua limpia y fresca.
  • Coloca varios bebederos distribuidos por la casa.
  • Renueva con frecuencia el agua para incentivarlo a estar hidratado.
  • Debe disponer de un lugar ventilado y con sombra para su descanso.
  • Que no haga ejercicio a pleno a sol.
  • No dejarlo encerrado en un espacio pequeño y con poca ventilación.
  • Las mejores horas para comer son por la mañana y al atardecer.
  • Evita que como en las horas de máximo calor.

¿Qué hacer y cómo tratar a mi gato para que se recupere en poco tiempo?

Lo más conveniente es que en cuanto aparezcan los síntomas de un golpe de calor lleves a tu gato inmediatamente a tu veterinario. Pero por tu parte es importante que actúes con rapidez y sigas estos pocos consejos destinados a refrescar y bajar la temperatura corporal de tu gato.

  • Colócalo en un sitio fresco y aireado.
  • Puede ser una sombra o cerca de un ventilador o aparato de aire acondicionado.
  • Coloca a tu gato bajo un chorro de agua que no este helada.
  • Es preferible que beba agua pero no se le debe forzar.
  • Humedece sus patas y su hocico con agua fresca.
  • Colócalo sobre una toalla húmeda, sin envolverlo, y llévalo al veterinario.