Playas para perros. Disfrutando del mar

Este año tenemos una nueva alternativa: las playas para perros. En estos días empezamos a pensar en el verano y en la llegada de las esperadas vacaciones. Entre las múltiples posibilidades que se nos presentan nos encontramos con el dilema de cómo solucionar las vacaciones de nuestra mascota. Sólo imaginarnos la palabra verano y a muchos nos vuela la imaginación a una playa de arena fina, las olas del mar, la brisa que acaricia nuestro cuerpo y unas aguas transparentes y refrescantes. Una imagen idílica en la que, sin embargo, no podemos incluir nuestro perro.

Todos los que tenemos un amigo animal nos enfrentamos con este difícil dilema. Y le empezamos a dar vueltas al asunto: ¿Buscamos un hotel para perros? ¿Le pedimos a algún amigo o familiar que se quede unos días con él? ¿Dejamos a nuestra mascota en una Residencia?. ¿Reservamos un apartamento o un hotel que admitan perros? Pero, ¿qué haremos con nuestro pobre perro las horas que estemos en la playa?

Tenemos una solución!!

Afortunadamente este problema empieza a tener solución. Muchos municipios se están mentalizando de la demanda creciente de playas para perros.

Resultaba evidente que la convivencia de bañistas y perros creaba conflictos de convivencia. No todo el mundo es igual de tolerante ni probablemente disfruta con los juegos perrunos de igual manera. Los perros en primer lugar corren y salpican, además levantan arena y finalmente ladran.

Con las nuevas playas para perros podemos disfrutar de nuestra mascota en un entorno poco habitual para nosotros debido a la prohibición de entrar con perros en la playa. El mar es un sitio ideal de juegos y toda una experiencia para muchos perros. Según su carácter reaccionan de diferente manera ante la presencia del agua, un medio al que no están acostumbrados.

Otra gran ventaja de estas playas es la socialización. Tanto de nuestras mascotas como nosotros haremos muy pronto nuevos amigos.

Sólo unas pocas normas

Hemos recibido esta nuevo proyecto con agrado y en consecuencia esperamos que el número de playas aumente con el tiempo. Todo son buenas vibraciones para este verano por lo que deberemos también colaborar en su buen funcionamiento con nuestro civismo. Se trata sólo de respetar unas pocas normas que, además, están ya en los hábitos de todos.

  • Que nuestro perro no moleste a los otros usuarios.
  • Recoger los excrementos como siempre.
  • Tener tu mascota al día con su chip, su cartilla y sus vacunas

¿Dónde llevar a mi perro a la playa?