Parásitos, los inquilinos indeseables

Nos encanta cuando termina el invierno y empieza la primavera, pero los parásitos también proliferan en esta estación del año. Esos indeseables bichitos que habitan en el pelaje de nuestra mascota. Nos referimos a las pulgas, garrapatas y mosquitos. Son los denominados parásitos externos o ectoparásitos, estos molestos inquilinos se hospedan en nuestra mascota con la intención de alimentarse de su sangre. Pueden debilitar la salud de tu mascota por lo que es importante tenerlos controlados. También son portadores de enfermedades e infecciones.

Esta vez te queremos proporcionar unas breves pautas sobre las vías de contagio, los efectos en la salud y los remedios a los que puedes recurrir en cada caso.

Las Pulgas

Son los más habituales en perros y gatos. Los meses calurosos son los que más favorecen a este insecto. A pesar de su pequeño tamaño, unos 2 mm, puede saltar grandes distancias. Esto les permite pasar de un perro a otro con gran facilidad. Pueden superar en un solo salto el equivalente a doscientas veces su tamaño. Su saliva es tóxica por lo que causa sensación de picor y enrojecimiento de la piel. Las pulgas tienen un ciclo vital muy complicado por lo que están presentes en nuestras casas en forma de huevos y larvas en estado latente. Es importante mantener tu casa desinfectada y que bañes a tu perro con champú especial. Actualmente hay en el mercado un gran surtido de collares, pipetas y pastillas orales que mantendrán a tu perro libre de estos molestos ocupantes. Pregunta a tu veterinario cuál es método más eficaz para tu mascota.

Las Garrapatas

No sólo producen dolorosas picaduras si no que además transmiten numerosas enfermedades infecciosas. Las garrapatas no saltan como las pulgas. Permanecen en la vegetación esperando que un perro en su paseo por el campo o haciendo senderismo pase a su lado para dejarse caer y colonizar a su nuevo huésped. Se alimentan chupando sangre pera lo cual perforan la piel del animal provocando constante irritación. Si detectamos una adherida en la piel de nuestra mascota lo que debemos hacer es sacarla lo más rápidamente posible. Pero mucho cuidado, no es una operación fácil. Lleva a tu mascota al veterinario, ellos son personas experimentadas y habituadas a estas manipulaciones. No se deben extraer nunca con los dedos pues podemos apretar los fluidos infecciosos desde la garrapata al cuerpo del huésped.

Los Mosquitos

Son los más conocidos por los humanos ya que compartimos sus picaduras. Los mosquitos son insectos del orden de los dípteros, las hembras de los cuales se alimentan de sangre. Además de compartir con perros y gatos las molestas picaduras de los mosquitos comunes tenemos que tener presente el peligro que supone para nuestros perros el peligro de la picadura del mosquito que transmite la leishmaniasis.