Mascotas alérgicas, la primavera ha llegado

Con la llegada del buen tiempo el aire se satura de polen y nuestras mascotas alérgicas empiezan a sufrir los primeros síntomas. Los perros y gatos pueden desarrollar en estos días trastornos de tipo cutáneo, digestivo o respiratorio. Es normal que sintamos preocupación ante esta cambio de comportamiento tan rápido que no siempre sabemos identificar como una alergia.

Una alergia no es otra cosa que una reacción del sistema inmunológico del animal frente a determinadas sustancias que el cuerpo interpreta como nocivas para el organismo. Éstas sustancias son los denominados alérgenos.

¿Qué síntomas debo observar en mi mascota para deducir que sufre una alergia?

Mientras que sus propietarios estamos más acostumbrados a sufrir síntomas alérgicos en las vías respiratorias, especialmente la típica congestión y la secuencia interminable de estornudos sin embargo los perros y gatos son más propensos a padecer lo que se denomina una dermatitis alérgica. Las características más habituales que debemos observar son:

  • Irritación de la piel, con enrojecimiento y picores.
  • Inflamación de la zona cutánea afectada.
  • El perro se rasca mucho más de lo habitual.
  • Se frota contra superficies verticales como, por ejemplo, los muebles o las esquinas de la casa.
  • Pérdida de pelo.
  • Infecciones en los oídos.
  • En el caso de las alergias alimenticias, vómitos además de diarreas y otros trastornos intestinales.

Sustancias que pueden producir alergias

Los alérgenos más frecuentes son:

  • El polen
  • Las pulgas y otros parásitos
  • El polvo y los ácaros
  • Algunos alimentos
  • Sustancias vegetales de árboles y plantas
  • Productos químicos usados en el hogar como detergentes o perfumes.

¿Qué puedo hacer?

La primera medida que debes tomar es acudir a tu Clínica veterinaria habitual. En su laboratorio le practicarás las pruebas necesarias para determinar si efectivamente se trata de una alergia y, en caso positivo, descubrir cuales son las substancias que desencadenan la alergia.

Existen tratamientos sintomáticos que mejoran la calidad de vida de la mascota. Es muy posible que nuestro veterinario nos recete medicamentos orales que reducirán las molestias y síntomas hasta que finalice la estación primaveral.

Por nuestra parte, en primer lugar, le podemos ayudar intentando que los paseos en esta época del año no se realicen en zonas de vegetación con abundancia de flores y, por lo tanto, de polen. Debemos lavarle las almohadillas de las patas a la llegada a casa para eliminar los restos de polen y aumentar la frecuencia de los baños.

En el caso de las reacciones a las picaduras de pulga es importantísimo que el perro protegido por collares y pipetas antiparasitarios.

Alimentación y mascotas alérgicas

Las alergias alimenticias son las de más fácil tratamiento puesto que sólo es necesario el diagnóstico de la proteína que desencadena la alergia. En este caso basta con eliminar de la dieta dicha proteína. Tu veterinario te aconsejará cual es el pienso indicado para su caso. Sólo con esta sencilla dieta los síntomas disminuyen. El pelo se fortalece, mientras que las rojeces remiten hasta desaparecer casi por completo.