Conejos enanos, una mascota diferente

Los conejos enanos son pequeños mamíferos que pertenecen al orden de los lagomorfos. Suelen tener un carácter amigable. Dóciles y cariñosos de comportamiento. Pero antes de que te contemos más cosas sobre estas simpáticas mascotas debes tener en cuenta algo muy importante:

Estos graciosos animalitos aunque parezcan peluches son seres vivos. Requieren tus cuidados y tu atención. Si decides adquirir uno debes hacerlo con responsabilidad.

Algunas cosas que debes saber antes de tomar la decisión de adquirir un conejo enano.

  • Son unos animales muy activos y juguetones por lo que tendrás que proporcionarle una jaula de tamaño adecuado. Tendrá que disponer de un bebedero y de un recipiente para pienso y heno. También de una bandeja para sus necesidades.
  • Deben tener una alimentación adecuada y controlada. Los conejos tienen un aparato digestivo delicado y tienden a la sobrealimentación. El heno es indispensable para controlar el crecimiento de sus dientes. Puedes aprender más sobre la alimentación del conejo en este artículo.
  • No pueden estar todo el tiempo enjaulados. Necesitan espacio para correr y pasear unas cuantas horas al día.
  • Si tienes otra mascota como un perro o un gato pueden surgir problemas de convivencia. Su pequeño tamaño los hace vulnerables a posibles ataques.

Las razas más comunes.

Hay muchas razas de conejos enanos. Suelen rondar sobre un kilo de peso. Su aspecto difiere mucho de una a otra con distintos tamaños de las orejas y longitud del pelo. Los colores también son muy variados. Las principales son: El de Angola, de pelo largo. El conejo enano de color, de pelo corto y ojos grandes. El Belier, de pelo corto y de un tamaño algo mayor.

Necesidades indispensables.

La jaula debe estar colocada en en sitio tranquilo de la casa. Con poco ruido y apartada de las corrientes. Debe tener las dimensiones adecuadas para permitir su movilidad.

El suelo de la jaula debe estar recubierto de paja o serrín, nunca de arena.

Al igual que los gatos los conejos hacen sus necesidades en una bandeja. Para acostumbrarlos es conveniente el principio poner un papel impregnado con su orina sobre la bandeja.

Son muy sensibles al calor. Evita en todo momento que queden expuestos directamente al sol.

Son animales tímidos por lo que tendremos que acostumbrarlos con paciencia a nuestra presencia. Si lo hacemos así se volverá sociable y cariñoso. Si queremos educarlo hay que evitar reñirle y pegarle, no aprenderá nada y su comportamiento pasará a ser arisco y huraño.

Cuando lo cojamos para acariciarlo o jugar hay que hacerlo con mucho cuidad por la fragilidad de sus huesos.