Con mi perro en la nieve

Con la llegada del invierno muchos ya estamos pensando en unas vacaciones con la familia y con mi perro en la nieve. Seguro que nuestra mascota se divertirá como el que más. Nosotros ya vamos preparados con nuestras prendas de abrigo especiales para practicar nuestras actividades favoritas. Anoraks, descansos, guantes, gorros, están en nuestro equipaje. Pero conviene pensar también en preparar la maleta para nuestra mascota.

Prepárate antes de salir a disfrutar de la nieve con tu perro.

A pesar que los perros cuentan con un pelaje que les protege, no todas las razas están igual de adaptadas a soportar bajas temperaturas. La nieve es abrasiva y sus patas se hunden en ella a cada paso. Las temperatura bajo cera hacen perder calor y energía con mucha rapidez. Piensa en alimentarlo con un pienso más calórico o aumentarle un poco la ración diaria.

Protección contra el frío.

  • Ropa de abrigo: Sobre todo para las razas de pelo corto es importante que lleven algún tipo de abrigo para evitar que pierdan calor si están mucho tiempo a la intemperie.
  • Su pelo debe estar bien seco: No dudes en utilizar la toalla y el secador de pelo si has bañado a tu perro. Si va ha salir con bajas temperaturas su piel no debe tener humedad.
  • Protege las almohadillas de sus patas: Es una de las partes más sensibles de su cuerpo. Si tiene que jugar y dar largos paseos sobre la nieve se agrietarán y sufrirán cortes y rozaduras. En las tiendas veterinarias puedes encontrar diversos modelos de patucos especiales que le darán protección y calor. También es aconsejable aplicarle después de los paseos vaselina para hidratarlas.
  • Protección solar: Si tenemos la suerte de disfrutar de un día soleado debemos actuar igual que en la playa. Las radiaciones solares son intensas en las montañas. Además el efecto de espejo de la nieve multiplica su efecto. Su hocico y sus ojos son sensibles y no deben estar expuestos mucho tiempo.

Precauciones que debes tener en cuenta.

  • No dejes solo a tu perro en el coche. Bajo ningún concepto pienses que en su interior estará protegido contra el frío. Al poco tiempo el coche estará tan helado como el exterior.
  • No le dejes comer nieve: Le puede causar vómitos y diarreas. Es posible que disuelto en la nieve exista algún producto como los anticongelantes que son muy tóxicos. Lleva siempre agua para que pueda beber cuando tenga sed, así evitarás que coma nieve.
  • Ten controlado y vigilado a tu perro: La montaña nevada no es sitio para que tu mascota pueda perderse. Sobre la nieve el olfato de los perros pierde eficacia y les es más difícil seguir un rastro para encontrar el camino de vuelta. En las zonas dónde hay niños y gente con trineos no dejes que tu perro ande suelto. Puede provocar un accidente o resultar herido.

Con todas estas precauciones seguro que tanto tu mascota como tu familia podéis pasar unos días inolvidables disfrutando de la naturaleza.