Cepillando los dientes de mi mascota

La mejor manera de prevenir infecciones bucales a nuestra mascota es cepillando sus dientes. Seguro que muchos de vosotros estáis pensando lo mismo que yo. ¡Si claro! ¡Qué fácil es decirlo! Ahora que nos hemos mentalizado de la importancia de cuidar su dentadura resulta que la mejor manera de hacerlo es que se cepille los dientes. Pues ya me estoy imaginando a mi mascota entrando cada noche en cuarto de baño, cogiendo su cepillo y limpiarse los diente antes de ir a dormir. La verdad es que es tan difícil que ocurra algo así que comprendemos vuestra preocupación. Pero no os preocupéis, hay trucos para todo. Estamos dispuestos a ayudaros en tan ardua labor. Aquí tenéis una serie de consejos que os harán la vida más fácil a vosotros y a vuestra mascota una dentadura más sana.

Cuando es cachorro es el momento de empezar.

Es muy probable que no le guste al principio. Procura que lo interprete como un juego y como una forma de afecto hacia tu mascota. Si es necesario empieza frotando los dientes sólo con tu dedo.

Acostúmbralo al contacto de tu mano en su boca.

En los juegos tócalo con frecuencia en la boca. Debe sentir como algo normal que tus dedos estén rodeando su hocico.

Consigue una pasta de dientes para perro que le guste su sabor

Primero coloca un poco de pasta de dientes en tu dedo y deja que la lama. Estas pastas se comercializan en varios sabores. Tendrás que encontrar el que más le gusta a tu mascota. No utilices nunca pasta de dientes para humanos. Piensa que nosotros no nos tragamos la pasta y el flúor y otros componentes causarían le molestia intestinales.

Usa un cepillo de dientes especial.

Lo podrás conseguir en tu Clínica Veterinaria habitual. Hay varios modelos según el tamaño de tu mascota. Están pensados para llegar a los rincones de su boca con facilidad. Sigue el siguiente orden:

  • dejar que pruebe el sabor de la pasta
  • sujetarle el hocico y abrirle con cuidado la boca
  • cepillar en un principio sólo los colmillos.

Escoge un lugar y momento oportunos

Un sitio tranquilo y sin ruidos ni distracciones te ayudarán en este aprendizaje. Aprovecha los momentos que esté tranquilo y relajado. Después de salir a pasear, del ejercicio o después del juego son momentos adecuados en que están más cansados y más receptivos.

  • Al principio deja que juegue con el cepillo, si lo identifica como algo divertido le pondrá menos problemas.
  • Intenta que la pasta dental la asocie a un premio o una chuche.
  • Si se pone muy nervioso confórmate con cepillar sólo algún diente por la parte exterior. Con el tiempo terminarás cepillando también la parte interior.
  • No dudes en visitar a tu veterinario y consultarle cualquier duda que tengas. te informará tanto sobre el material más adecuado como sobre la estrategia concreta que debes seguir según el carácter de tu perro.